Comentarios del investigador español  y especialista en nuevas tecnologías Pére Marquez* al artículo “Para estudiar, mejor el libro de papel” de La Vanguardia (13-3-2011) elaborado con los resultados de la encuesta realizada en el Instituto Joan Miró de Cornellá de Llobregat por la profesora Mª Teresa Xanxo.

Algunos resultados de la encuesta

En este estudio, alrededor de los 2/3 de los estudiantes de la ESO que trabajan en aulas 1x1 (donde disponen de un netbook), manifiestan que “para estudiar prefieren utilizar los libros en papel”.


Aunque mayoritariamente dan buena valoración a los contenidos de los libros digitales, en general prefieren estudiar con los materiales impresos, sobre todo los libros (pueden disponer de versiones en PDF) y sus apuntes.

Finalmente comentan otros aspectos distorsionadores del estudio asociados al uso de los libros digitales: las distracciones al navegar por Internet (redes sociales y otros), la lentitud de las conexiones a Internet...

¿Estamos de acuerdo con estos principios?

A continuación, vamos a ver de analizar un poco estos datos. Desde nuestra perspectiva hemos de considerar tres principios:


1.- Hoy en día resulta imprescindible que los estudiantes adquieran las competencias digitales, y para ello los ordenadores deben estar “integrados” en el quehacer cotidiano. Ver al respecto: “Posicionamiento de ATI Catalunya sobre el posible abandono del Prog...

2.- Los recursos TIC en general, y los materiales didácticos multimedia en particular (donde se incluyen los libros digitales), abren un inmenso abanico de nuevas actividades que pueden mejorar la enseñanza y los aprendizajes de los estudiantes y reducir el fracaso escolar. No obstante, para ello, entre otras cosas, debemos cambiar nuestro sistema de evaluación, adecuándolo más a las exigencias de nuestros tiempos. Ver: “Reducir el fracaso escolar mejorando el currículum y con apoyos TIC

3.- Si no hacemos las cosas bien, aunque tengamos las TIC en el aula no conseguiremos ni la adquisición de las competencias digitales por parte de los estudiantes ni las mejoras en sus aprendizajes. Por cierto, en Primaria y ESO sugerimos para empezar un uso mínimo de los netbooks de un 30% del tiempo semanal de clase; queda mucho tiempo para seguir haciendo las actividades sin TIC que nos van bien y especialmente: lectura de libros, expresión oral, razonamiento, cálculo mental…

Comentarios al artículo y a la encuesta

Ante todo considerar que estamos comentando los resultados de una encuesta realizada a 153 alumnos de 1º, 2º y 3º de la ESO de un mismo centro. Por lo tanto es un “estudio de caso”, y sus datos no pueden generalizarse. Más allá de las características propias de sus profesores y estudiantes, este centro tiene sus normas de uso de los netbooks, su manera de evaluar los aprendizajes de los estudiantes, sus problemas de conexión a Internet… que obviamente determinan en gran medida la conducta y las vivencias de los estudiantes. Y estas experiencias orientarán consecuentemente las respuestas de los estudiantes a la encuesta.

Revisamos a continuación los problemas y otras observaciones que manifiestan los estudiantes:

- Fallos de conexión a Internet y lentitud de carga de los libros digitales. Efectivamente, si no hay una adecuada conexión a Internet, todos los alumnos no pueden utilizar los libros digitales a la vez. Sí pueden ser utilizados por el profesor y los alumnos en la pizarra digital, para realizar explicar y trabajos conjuntos ante ella. También podrán ser utilizados por los estudiantes en su casa. En clase, si la conexión a internet lo permite, se podrán utilizar para realizar actividades de estudio personal o trabajos en grupo (sin pretender que todos los alumnos accedan a la vez a una misma pantalla).

- Distracciones en Internet y uso de los netbooks en los cambios de clase. Como ya explicamos en “TIC en Educación: verdades a medias…” En primaria y ESO, los alumnos solamente deberían tomar el ordenador cuando el profesor lo diga; es decir, cuando deban hacer una actividad que les ha encargado el profesor. Por otra parte, en clase habrá unas reglas, que limitarán el uso de Internet a determinadas páginas y servicios. Y finalmente, cuando los alumnos trabajen con los ordenadores conviene que el profesor se mueva por la clase… a no ser que les esté monitorizando con un programa de control de red local.

- No es cómodo ir cada día con el netbook a cuestas. Sí, el proyecto 1x1 en Cataluña conlleva este inconveniente. Hay otras Comunidades que han optado por que los portátiles sean del centro y los alumnos trasladen en pendrive sus documentos entre casa. Ya en 2009 analizamos las ventajas e inconvenientes de cada opción en el portal de las aulas 2.0 y concluimos que: “Hoy en día, que ya tienen ordenador a casa un 80% de las familias con alumnos escolarizados, quizás no es necesario que los estudiantes se lleven el portátil a casa. Utilizando un lápiz de memoria o un disco virtual, puede haber continuidad entre el trabajo en la escuela y en casa. Para el 20% de familias sin ordenador se pueden buscar medidas incentivadoras, y en algunos casos se puede autorizar que ciertos alumnos se lleven el ordenador algunos días a casa.”

- La pantalla es demasiado pequeña. Sí, aunque no menor que los ipad, móviles, videoconsolas que tanto utilizan los jóvenes. En cualquier caso, si esto supone un problema, futuras dotaciones pueden hacerse con portátiles alrededor de 13” o 14". Sobre todo si se adopta la opción de que los portátiles se queden en el centro y no se trasladen a casa.

- No se puede subrayar ni hacer resúmenes. Hoy por hoy en general no se puede subrayar. Pero es que cada tecnología tiene sus técnicas específicas de trabajo. ¿Verdad que los SMS en los móviles se escriben distinto que los e-mail con los portátiles? Pues el equivalente a subrayar y también a hacer los resúmenes ahora se realiza abriendo un documento de texto (o el blog del alumno, si lo tiene) y trasladando mediante “copiar y pegar” la información multimedia relevante que encontramos en el libro digital, otras webs… Luego se organiza, esquematiza o redacta según convenga. Fácil, ¿no? Además, si algún alumno prefiere seguir haciendo los resúmenes en papel, que lo haga, no importa que la fuente sea un libro en papel, un libro digital o la voz del profesor.

- Muchos alumnos combinan el libro digital con cuadernillos y apuntes en papel. Me parece muy bien. Y hasta recomendaría el uso simultáneo de libros en papel; en clase o en la biblioteca del centro podríamos tener los que fueran necesarios (así hasta evitaríamos un exceso de impresiones de los PDF). Uno de los principios de la Didáctica aboga por la utilización de múltiples recursos para facilitar los aprendizajes de los estudiantes, ya que así se puede dar mejor respuesta a sus necesidades formativas particulares y se puede atender mejor a sus diversos estilos cognitivos y de aprendizaje.

- Para estudiar, mejor el libro de papel. Si los exámenes son memorísticos, dado que no tenemos datos significativos que indiquen que el “uso no sistemático” de los ordenadores contribuyan a mejorar la memoria a largo plazo, parece que efectivamente el libro en papel puede ser mejor: lo podemos llevar a todas partes, subrayar y consultar en cualquier momento, nos destaca la información que debemos memorizar y nos la explica…

No obstante, si hacemos un “uso sistemático” de los recursos que aportan los libros digitales (vídeos, simulaciones, ejercicios autocorrectivos…), las cosas pueden cambiar. Uno de los principios de la Didáctica es la ley del ejercicio: “si se hacen más ejercicios (con motivación, claro), se aprende más”. Y los libros digitales, en Primaria y ESO, facilitan realizar muchos más ejercicios (corrección automática e informes de actividad de los alumnos), además de realizar los ejercicios en papel, debates… que el profesor considere. Por si fuera poco, sus múltiples recursos multimedia (que no tienen los libros en papel) facilitarán la comprensión e interconexión de los contenidos.

Finalmente, en los tiempos actuales, como siempre, es necesario que las personas dispongan de un amplio vocabulario, y para ello debemos comprender y memorizar muchos nombres, conceptos, personajes, fechas, leyes… Pero resulta igualmente indispensable que sepamos “hacer” cosas, resolver infinidad de situaciones problemáticas y muchas veces nuevas para nosotros utilizando las fuentes de información que ya siempre tendremos a nuestra disposición: memoria auxiliar, Internet… (ver: “Reducir el fracaso escolar mejorando el currículum y con apoyos TIC”). Por ello entendemos que las actividades prácticas en clase y los exámenes sobre las mismas (quizás un 50% del total de exámenes) deberían hacerse permitiendo a los estudiantes consultar estas fuentes informativas, y el libro de texto digital sería una de ellas.

 

* Dr. Pere Marquès Graells a href="http://www.peremarques.net%3E">http://www.peremarques.net>; ; a href="http://peremarques.blogspot.com/%3E">http://peremarques.blogspot.com/>;

Actualmente profesor Titular de Tecnología Educativa del Departamento de Pedagogía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y director del Grupo de Investigación "Didáctica y Multimedia" (DIM-UAB) a href="http://www.pangea.org/dim%3E">http://www.pangea.org/dim>; y de la revista DIM (Didáctica, innovación, Multimedia)

Especializado en el diseño, desarrollo y evaluación de recursos multimedia para la educación y en la aplicación de nuevas metodologías didácticas para mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje con la ayuda de las TIC.

Maestro, licenciado en económicas y doctor en pedagogía. Durante 30 años ha trabajado sucesivamente como profesor, director y catedrático en los niveles de enseñanza primaria y secundaria, llevando a cabo múltiples investigaciones y estudios sobre las aplicaciones educativas de las nuevas tecnologías y publicando libros, artículos y software didáctico que ha obtenido diversos premios nacionales.

Visitas: 116

Etiquetas: libro_digital

Comentario

¡Tienes que ser miembro de EduTIC para agregar comentarios!

Participar en EduTIC

Comentario de Camino López García el abril 15, 2011 a las 11:54am

Hola:

 

Sobre este tema he opinado en su momento en el blog del profesor Pere Marqués. Dejo aquí mi aportación para quien le pueda interesar:

"Es imprescindible que todas las herramientas y métodos educativos aplicados a la enseñanza sean suficientemente estudiados para obtener un conocimiento lo más completo posible para así poder comprender cuáles son sus características y posibles aplicaciones, tanto positivas como negativas, para así reducir las últimas y centrarnos en las primeras.
Las TIC en la educación han supuesto un gran revuelo entre los responsables de la misma, los docentes e instituciones tanto educativas como de gobierno, lo cual ha llevado a un gran interés por conocer y valorar sus usos en este contexto. Pero, como ocurre en todo método que suponga un avance, hay determinados intereses en que estos no progresen. En este caso me refiero sobre todo a que las TIC suponen un inconveniente a determinado tipo de docentes que atesoran sus métodos educativos desde tiempos inmemoriales, los cuales no están dispuestos a cambiar, y para alumnos acostumbrados a los mismos métodos un día tras otro. Este cambio implica que el alumno pasa de ser pasivo a activo, lo cual supone un esfuerzo para los discentes que están más cómodos en su letargo.
En este sentido opino que se alientan demasiadas iniciativas hacia este fin, y no tantas hacia el de sacarles el máximo partido a las TIC. Hay iniciativas de educar a los docentes en el uso de las mimas, pero no las suficientes, hay iniciativas en instalaciones tecnológicas, pero no las necesarias para que todo funciones correctamente,...todo ello genera problemas que se pueden solucionar pero que debido a esta falta de iniciativa siguen avanzando y deteriorando las experiencias educativas con las TIC. Demonizando a las mismas por problemas ajenos a ellas, de índole más profunda y asentados en el sistema educativo propiamente.
Considero que la discusión de si mejor en libro de texto que en ordenador es algo que está obsoleto, debido al razonamiento de que con la tecnología se puede hacer lo mismo que con el libro de texto: leer, escribir, subrayar (hay herramientas que lo permiten, incluso en pdf),...la diferencia es que estas herramientas nos nutren de muchas más posibilidades. Por ello imprimir pdf, utilizar un libro en papel cuando hay la versión digital,...me parecen prácticas de lo más absurdas y lo que es más grabe, educativamente incorrectas, ya que una de los temas sobre los que debemos educar es en ecología, y utilizar papel indiscriminadamente aunque sea reciclado en estos momentos en los que tenemos ordenadores me parece una completa irresponsabilidad, si la misma actividad se puede hacer de manera digital."
Un saludo

© 2020   Creado por Congreso TIC - Natalia Gil.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio