El timo de las TIC en el aula. Parte I



Todo aprendizaje es tiempo de clausura (interiorización), y de apertura social presencial-virtual (exteriorización). Aquella tecnología que no pueda acompañar al aprendiz en cualquier momento y por los parajes de los tres espacios: uno privado-entrañable, otro social-compartido (presencial y virtual) carece de sentido.

Cualquier tecnología (medio, soporte, herramienta) ha sido siempre buena para aprender. Podemos afirmar que sin tecnología (pensada como conocimiento y como herramienta) no hay innovación ni aprendizaje.  Mientras la
tecnología  sea más económica, adherida al aprendiz y portátil, mejor para el alumno. Mientras la tecnología sea más onerosa, lejana y auto-incargable, peor para el alumno.


Aquellas tecnologías espectaculares, encadenadas en los techos, paredes y escritorios del aula, augurio de un posible hurto paradisíaco, son  un negocio de las empresas emergentes de equipo y software educativo, el mayor  timo en la historia de la educación. Estas empresas, con el propósito de allanar la entrada de su producto en el aula, identifican pedagogos reconocidos, expertos en tecnología educativa; traen bajo sus brazos estudios promovidos y pagados por el mismo empresarismo. Sus conclusiones contrastan con las otras investigaciones neutrales,las cuales no han logrado demostrar que la integración de las TIC en el aula contribuya a mejorar el aprovechamiento académico de los estudiantes: no hay evidencia que compruebe que un aprendizaje dado sea resultado de la integración de las TIC en el aula.

Y es que las TIC pensadas como medio, soporte y herramientas están descartadas durante el acto de gestación del conocimiento. Esta misma oración que acabo de transcribir fue confeccionada camino al bar, luego de guardar la laptop y desconectarme de la algarabía virtual de las redes. La intervención de las TIC se hace sentir en la expresión (output) y presentación del producto del conocimiento. Puro show. Es única la concepción y germinación, por ejemplo, de ocho escenas de un vídeo; múltiples son los medios, herramientas y soportes para difundir y transmitir el vídeo concebido: madera, papel, lápiz, pantalla TLD, Wevideo, Yiutube, smatrhone... Aquello de que "el medio es el mensaje" es válido para el receptor incauto, no para el gestor del mensaje.

Durante el semestre pasado, se me acerca una estudiante para que la eximiera de la producción del vídeo que valía una nota. "No tengo PC ni Internet", me dijo. En ese preciso momento vino a mi memoria la tecnología audiovisual empoderada por mi, estudiante, allá por el 50, y le respondí: "Mira, ni la PC ni Internet son necesarios para engendrar y transmitir una cinta de vídeo. Sólo necesitas una tirilla larga de papel, dibuja o pega sobre la misma imágenes, escribe en la parte inferior el guión. Luego construye un proyector de papel con una ranura al frente para deslizar la tirilla de papel". Se fué sin comprometerse con ninguna de las dos opciones. Tal vez concibió el vídeo, pero terminó sin construirlo y transportarlo en ningún de los formatos sugeridos.

 

Visitas: 128

Etiquetas: escolar, fracaso, tic

Comentario

¡Tienes que ser miembro de EduTIC para agregar comentarios!

Participar en EduTIC

© 2020   Creado por Congreso TIC - Natalia Gil.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio