¿Quién necesita un título cuando puede aprender gratis en Internet?


Una niña repasa una lección de sumas en su escuela de Mongolia. | Foto: Khan Academy

Una niña repasa una lección de sumas en su escuela de Mongolia. | Foto: Khan Academy

  • Sitios como Khan Academy, Code Year o TED-Ed suman millones de estudiantes
  • Todos tienen en común que son gratis, fáciles y con un carácter muy práctico
  • Sus alumnos buscan aprender por encima de un diploma que colgar en la pared
  • Universidades como Stanford, el MIT o Harvard también exploran este terreno

Estudiar por el placer de aprender es la diferencia entre seguir una enseñanza reglada y formarse por iniciativa propia sin el objetivo de obtener un título a cambio. En el primer caso basta con ir a un centro educativo y pasar unos exámenes con el único estímulo de recibir un certificado. En el segundo el estudiante no se conforma con tan poco, sino que aspira a dominar la materia hasta poder aplicarla con maestría en su vida y su trabajo.

Aunque pueda parecer extraño, cada vez más gente opta por lo segundo, sobre todo quienes con un título en sus paredes quieren ampliar sus conocimientos. Y al igual que aumentan los estudiantes interesados crece la oferta educativa: Khan Academy, TED-Ed, Code Academy o EdX son algunas de las iniciativas que se han convertido en referencia de este nuevo modelo de enseñanza. Sistemas que han hecho de Internet su pizarra y donde alumnos y profesores se confunden, ya que el objetivo es compartir tanto el conocimiento como el tiempo necesario para transmitirlo.

Son casos como el de Rodrigo Martínez, que decidió seguir las clases de Code Year para ampliar sus conocimientos de programación de páginas web: "Es perfecto para obtener un conocimiento general que te permita después profundizar". O el de José María Mateos, quien está apuntado a dos cursos, uno de diseño de programación en Udacity.com y otro de Criptografía de la Universidad de Stanford. "En un par de horas se cuenta más en ellos que en un par de semanas con los profesores que 'sufrí' en la carrera", explica. Ambos estudiantes tienen en común una titulación superior, trabajo fijo y la inquietud suficiente para no estancarse en su formación, además del nivel de inglés necesario para poder seguir los temas.

El éxito del profesor Khan

De todas las nuevas 'escuelas' que han surgido en la Red, Khan Academy es sin duda la más destacada. Un sitio web donde se pueden adquirir conocimientos científicos, financieros o históricos desde un nivel básico a uno avanzado. Su objetivo, como explica Minli Virdone, responsable de estrategia, es "crear una educación libre y mundial para cualquiera, en cualquier parte".

La academia toma el nombre de Salman Khan, su fundador e impulsor. Este profesor estadounidense arrancó el proyecto en 2004, cuando tuvo que ofrecer una tutoría a distancia a un familiar sobre un problema de matemáticas. Al principio lo hizo por teléfono y con una simple pizarra en red. Pero después más personas le pidieron ayuda y decidió publicar vídeos con sus clases en YouTube. Desde entonces, en Khan Academy se han publicado más de 3.200 grabaciones apoyadas por una comunidad de estudiantes, profesores y voluntarios que pueden desde analizar sus progresos hasta preparar un plan de estudio diario o conseguir 'chapas' virtuales con sus logros.


"Todo el mundo debe tener la posibilidad de sacar sobresaliente"
Minli Virdone, responsable de estrategia de Khan Academy


Como destaca Virdone, su idea es que la enseñanza debe ser "individualizada, a un ritmo propio y basada en el dominio de cada tema". No sólo se trata de dar flexibilidad al estudiante, sino de lograr que no pase por las materias de puntillas como a veces ocurre en la escuela tradicional: "Todo el mundo debe tener la posibilidad de sacar un sobresaliente. Algunos estudiantes necesitan dos días y otros dos semanas, pero es fundamental que todo el mundo tenga la oportunidad de hacerlo», añade.

El éxito de esta plataforma -más de 145 millones de vídeos reproducidos y 4,7 millones de usuarios mensuales en abril de 2012- demuestra que hay tantas personas dispuestas a aprender como preparadas para compartir sus conocimientos. Otra prueba de su potencial es que se haya constituido como una organización sin ánimo de lucro y que cuente con trabajadores como John Resig -desarrollador de jQuery- o Craig Silverstein -el primer empleado de Google después de sus fundadores- financiados de forma desinteresada, entre otros, por Google y la Fundación Bill y Melinda Gates.

La clave de Khan Academy no es su plataforma de aprendizaje, que sería fácil de replicar, sino la calidad de su contenido. Los 'reyes' son sus vídeos, que elaborados por Salman Khan y sus colaboradores hacen del aprendizaje algo sencillo. Tanto que diversas escuelas tradicionales de San Francisco van a introducirlos en las aulas para analizar si merecería la pena llevar a cabo una adaptación completa.

"Podemos hacer mucho más, mejorar la cantidad y la calidad de nuestro contenido y mejorar nuestra plataforma para facilitar la experiencia de aprendizaje", resalta, inconformista, Virdone. Su próximo paso será publicar clases de medicina en colaboración con la Universidad de Stanford para aligerar las sesiones de lectura universitarias. Un paso más hacia un cambio que, según Khan Academy, acaba de empezar y debe hacer que "el contenido educativo sea gratuito".

Remezclar para enseñar

Similar pero muy diferente a Khan Academy es la iniciativa educativa lanzada por la organización sin ánimo de lucro TED, reconocida por las populares -y exclusivas- charlas que organiza anualmente. El objetivo de TED Education (TED-Ed) no es sólo hacer accesibles sus clases en vídeo a todo el mundo, sino sobre todo permitir que cualquiera pueda crear su propia lección con un vídeo obtenido de Internet.

[foto de la noticia]
"Queremos picar la curiosidad de posibles estudiantes"
Logan Smalley, director de TED-Education

Logan Smalley, director de la plataforma, explica que lo que llaman 'Flip' es la posibilidad de "remezclar otras clases para hacerlas tuyas". Algo que ya han hecho más de 2.000 personas y que se puede realizar de dos maneras. Una es reutilizar uno de los más de 60 vídeos recomendados por TED-Ed y modificar las preguntas -abiertas o cerradas- que lleva asociadas y la información de contexto. Otra es coger cualquier vídeo de YouTube, crear unas preguntas propias, añadir más información y publicarlo en forma de clase en este sitio web.

Esta iniciativa, a diferencia de Khan Academy, está dirigida hacia lecciones individuales y no al aprendizaje de materias completas. "Ellos están más enfocados en enseñar cómo hacer algo y nosotros queremos picar la curiosidad de posibles estudiantes", explica Smalley. Sin embargo, confía en que, con el tiempo, pueda haber experiencias íntegras de aprendizaje de materias específicas como matemáticas, física o economía.

Además, Smalley resalta que cuentan con un 'feedback' positivo de profesores y estudiantes: "Con esta plataforma todo el mundo es un estudiante y un profesor en potencia. La clase es un gran lugar para aprender, pero el aprendizaje ahora está en todas partes todo el tiempo". Y advierte de que el aprendizaje en la Red "es un gran apoyo pero no lo es todo. Es bueno para colaborar y despertar la curiosidad de la gente, para que en las clases haya más tiempo para hacer otras cosas".

Programa, programa, programa

Una de las clases de Code Year.

Una de las clases de Code Year.

Si hay una demanda importante de aprendizaje en la Red es sin duda la relacionada con la programación. Cada vez más gente quiere aprender a hacer una página web interactiva, una aplicación o un programa sencillo que le facilite su vida diaria. HTML, CSS, Javascript o Ruby son términos muy habituales y demandados en la enseñanza 'online'. Tanto que quien esté dispuesto a dedicarle tiempo y recursos no necesita gastar ni un euro para aprender los fundamentos de alguno de estos lenguajes que, además, pueden llegar a ser una excelente salida profesional.

Try Ruby, de Code School, o Code Year, de Code Academy, son dos buenos ejemplos de estos métodos de enseñanza. El primero es un curso básico de Ruby, un lenguaje desarrollado en 1995 en el que hoy se 'escriben' un buen número de páginas web. Se trata de un curso de introducción que el estudiante puede tomarse con la calma o la urgencia que quiera pero que al final permite obtener unos conocimientos básicos para profundizar a posteriori.

[foto de la noticia]
"La gente quiere saber y poder demostrar sus habilidades sin importarle si recibe o no un título"
Zachary Sims, cofundador de Code Year

Code Year, sin embargo, es diferente. El objetivo de sus creadores, Zachary Sims y Ryan Simon, fue elaborar una plataforma de aprendizaje completo. "Pensaba en los tradicionales propósitos de año nuevo y quise ofrecer a la gente la opción de hacer algo que la convierta en un ‘creador’ para conseguir un trabajo mejor", explica Sims. Aunque reconoce que crear la plataforma de aprendizaje "fue sencillo", escoger el contenido le llevó "mucho más".

Con tan simple premisa, el curso ha resultado un éxito y su número de estudiantes en todo el mundo se acerca a los 500.000. Una de sus claves son los 'tablones' donde unos contestan las dudas de otros: "Nadie tiene que parar [de aprender] si no tiene un profesor a mano", explica Sims. "Damos prioridad al aprendizaje práctico para asegurarnos de que los estudiantes escriben código mientras lo aprenden", añade.

El fundador de Code Year y Code Academy no ve como un problema el que al final de sus clases no se vaya a entregar un diploma: "Eso habla de la importancia de las habilidades por encima de los diplomas en el siglo XXI. La gente quiere saber y poder demostrar sus habilidades sin importarle si recibe o no un título", explica. En sus propias palabras, es una "democratización de la educación donde la gente tiene la opción de aprender lo que quiere, a su ritmo y esté donde esté".

Las universidades también cambian

Una idea que, además de Sims, comparten otros expertos. Recientemente, en 'The New York Times', el comentarista David Brooks escribía sobre la irrupción en los campus universitarios de un 'tsunami' que supondrá la reestructuración del modelo educativo a través de Internet. Aseguraba que aunque "las dudas están justificadas hay razones para ser optimistas" porque "la educación 'online' permitirá a millones de estudiantes acceder a los mejores profesores". Además, podría reforzar el papel de las escuelas como centro de transmisión del conocimiento, debate o investigación si se puede suprimir de su cartera de labores la de enseñar datos o replicar en persona el contenido de los libros de texto.

Code Year es precisamente la herramienta escogida por Rodrigo Martínez para ampliar sus conocimientos de programación. "Sabía algo de HTML y CSS pero quería aprender Javascript", explica. Reconoce que hasta ahora ha logrado su objetivo pero que "si todo el curso estuviese disponible desde el principio podría haber avanzado más rápido". También destaca la ayuda que los estudiantes se prestan entre sí y reconoce que si su nivel fuese mayor estaría "dispuesto a ayudar a otros a aprender y avanzar".

iTunes U, de Apple, y EdX, del MIT y Harvard, son dos de las plataformas con que las grandes universidades se suman a la tendencia

A Martínez no le preocupa recibir o no un título, sino "aprender cosas nuevas". Por eso se apuntó a Code Year como José María Mateos aprende diseño de programación y criptografía en sendos cursos 'online' "por amor al arte" aunque reconozca que un título nunca está de más. "Decidí los cursos por el renombre de quienes los imparten. También tiene mucho peso el hecho de poder dedicarle el tiempo que quiera sin un calendario excesivamente estricto", explica.

En estas clases, comparadas con las de la Universidad, "no hay color", destaca Mateos. También hace hincapié en el hecho de que "los foros son muy activos y si uno tiene la posibilidad de perderse por ellos puede tirarse horas muertas discutiendo con el resto de estudiantes y profesores, que también leen y contestan de vez en cuando".

Esta nueva oportunidad no es despreciada por las grandes universidades. Muchas de ellas se han volcado con Apple en iTunes U, la plataforma educativa de la compañía de la manzana que permite descargar clases -gratuitas y de pago- de más de 1.000 universidades de 123 países, entre ellas varias españolas. Incluso algunos centros de educación primaria y secundaria e instituciones como Khan Academy han publicado sus lecciones en la tienda de Apple.

Asimismo, centros como Stanford o el MIT son pioneros en distribuir en impartir cursos a través de Internet y ambas cuentan ya con grandes plataformas para evolucionar en este terreno. El citado MIT, por ejemplo, lanzó recientemente EdX junto a la Universidad de Harvard. Un programa que incluye desde cursos completos a cuestionarios elaborados por los estudiantes o laboratorios 'online' que estará plenamente disponible en los próximos meses.

Compartir, llave del cambio

Aunque es difícil poner pegas a estas nuevas vías de aprendizaje, casi todos los expertos consultados coinciden en que todavía no son una alternativa a la formación superior tradicional, sino más bien un complemento. Es más, cada uno de estos sistemas se puede entender de forma diferente por su carácter teórico, práctico o de apoyo formativo. Por eso algunas, como Khan Academy, tratan de introducirse en la educación tradicional para facilitar el aprendizaje de ciertas materias a cambio de fomentar el debate o la discusión en torno a ellas.

Su principal inconveniente es el idioma. Ya es posible aprender matemáticas, física, historia, programación o criptografía a través de Internet. Pero para hacerlo hace falta un alto nivel de inglés porque ni las plataformas ni la mayor parte de su contenido están aún traducidos a otros idiomas. Sin embargo, como reconocen sus responsables, es cuestión de tiempo. De hecho, tanto TED-Ed como Khan Academy admiten ya contenido en otras lenguas y trabajan con voluntarios en la traducción de sus páginas.

Un hecho que prueba que, al igual que ocurrió con la expansión de la Wikipedia, para la democratización de la educación sólo hace falta gente dispuesta a compartir. En el caso de la enciclopedia libre el requerimiento fue compartir conocimientos. En el de estas plataformas es compartir, además, tiempo. Tiempo para articular y enseñar lo que cada uno sabe y aprender lo que los demás conocen. Como asegura Minli Virdone, de Khan Academy, "estamos en un momento y lugar en el que realmente podemos otorgar al mundo la posibilidad de aprender".


Artículo publicado en Diario El Mundo de España

Visitas: 580

Etiquetas: CONGRESO, TIC, codigosqr, educacion, elearning, excellere, ponencias, realidad-aumentada

Comentario

¡Tienes que ser miembro de EduTIC para agregar comentarios!

Participar en EduTIC

Comentario de Romina Veronica el junio 7, 2012 a las 8:40pm

Es muy importante contar con estas opciones de educacion, seguramente en el futuro serán reconocidas tambien podran diplomarse de esta manera, es para tener en cuenta sobre todo para quienes trabajamos, somos mamas y amas de casa...muy bueno

Comentario de María Inés Kerz el mayo 27, 2012 a las 12:54pm

Muy interesante el despliegue del tema en cuanto a la Educaciòn Virtual, sus ventajas y modelo de educaciòn permanente. Pienso que se pueden alcanzar grandes objetivos desde la capacitaciòn a distancia.

Comentario de Rodolfo Enrique el mayo 25, 2012 a las 12:58am

Es muy bueno el tema, pero es cierto que uno elige una determinada carrera para alcanzar un título que demuestre y así poder matricularse. Pero mejor es aun cuando se estudia por propia vocación. Aunque en nuestra actualidad están abundando Abogados, ingenieros y todas las carreras más fáciles de alcanzar y las más importantes para una determinada localidad. En nuestra localidad faltan anestesistas por ejemplo y otros en el ámbito educativo faltan profesores para algunas materias especificas.- 

Comentario de andrea paola figueroa el mayo 23, 2012 a las 1:26pm

me encanto este tema! Es interesante su comienzo, cuando dice que:-"Estudiar por el placer de aprender es la diferencia entre seguir una enseñanza reglada y formarse por iniciativa propia sin el objetivo de obtener un título a cambio." vemos, como se refleja el sentido de la pasion que impulsa a que muchas personas en el mundo, estudien un tema, una materia o una carrera determinada. Creo, que a traves de la pasion, uno explora distintas maneras de estudiar y conoce estrategias que le permiten conocer una tematica y desarrollar nuevas habilidades y capacidades individuales.

Comentario de Haydeé López Chávez el mayo 23, 2012 a las 1:12am

No importa que como o donde aprender lo importante es aprender y aprehender de manera facil y divertida. Sin restricciones de horario o companeros si el fin de desarrollar habilidades  y demostrarlas que importa el medio y menos un papel.

Comentario de Laura Patricia Gómez Rodríguez el mayo 22, 2012 a las 11:25pm

Estoy de acuerdo con la democratización de la educación como bien dice el  fundador  de Code Year y Code Academy “permite al individuo elegir  la opción de aprender lo que quiere, a su ritmo y esté donde esté”,  e igual si no requiere de un título y lo que importa más es el saber, desarrollar y demostrar sus habilidades adquiridas, aprovechando la educación online sin horarios y tiempos establecidos o simplemente utilizarla como refuerzos en las instituciones educativas “remezclar para enseñar”.

Comentario de Silvia Margarita Rodríguez Carri el mayo 22, 2012 a las 6:41pm

Me encantó este tema, sobre todo porque deja en claro que el idioma inglés se lleva la delantera en muchos proyectos educativos verdaderamente maravillosos. Sin lugar a dudas el título es fundamental pero como bien señala Roxana no necesariamente implica dominio sobre un tema pero, como bien sabemos, el título solo es el comienzo de un camino que dura toda la vida: la capacitación permanente y la adecuación a las nuevas exigencias y ritmos que nos toquen en las sociedades que nos desenvolvamos. En América Latina debemos crecer en los proyectos como el que se mencionan en el artículo para realmente democratizar la educación y permitir un mejor nivel de vida para nuestros países.

Comentario de Roxana T. Elizabeth B. Cantarely el mayo 22, 2012 a las 3:18pm

Me encanta aprender y también disfruto de enseñar  y la tecnología potencia estas dos vocaciones. Aprender por el placer de saber es fascinante y este es el siglo del conocimiento por eso mismo, allí esta el libro infinito de Borges, lo importante es saber elegir y discriminar y luego a aprender de aquello que apetece (astonomía, matemática, antropología, artes, fotografía, cocina, decoración, páginas web...) y si se tiene la vocación a la vez se puede enseñar con la misma pasión con la que se aprende. Conocimiento libre y mundial. El título es una burocracia que posibilita trabajo, ascensos y algunas veces prestigio. Es en cierta medida superficial. Un título no garantiza conocimiento. Por tanto si el interés está en el aprender mismo, el título se vuelve en algo secundario para el desarrollo humano, aunque no lo sea para el económico.

Comentario de MARY LACHE el mayo 22, 2012 a las 3:12pm

Muy interesante el artículo. Considero que Internet ha abierto muchas posibilidades para el autoaprendizaje. No obstante, creo que no es suficiente con contar con videos en los que se enseñen ciertas habilidades, sino que hay que tener unos ambientes de aprendizaje estructurados. Es bien cierto que para quienes nos formamos a través de Internet, en diversos cursos complementarios, la pasión está puesta en el saber, en aprender; no obstante, la sociedad actual, aún valora las titulaciones, más que la experiencia que se tenga al desarrollar esos aprendizajes en contextos particulares. Saludos.

Comentario de Daiana Magali Guglielmetti el mayo 22, 2012 a las 11:43am

Fundamental: la iniciativa propia al momento de adquirir saberes es irremplazable. Es verdad que ante las demandas crecientes del mercado laboral es fundamental la obtención de un título, pero también es cierto que la curiosidad y el amor por el conocimiento mismo debería ser siempre el motor para la adquisición de nuevos saberes. Esto es lo que debe fomentarse en los niños y adolescentes.

© 2019   Creado por Congreso TIC - Natalia Gil.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio