La educación mediada por tecnología como clave para el fortalecimiento de la educación. Lic. Jonathan Kernbeis

Muchas cuestiones giran alrededor del nacimiento de la educación a distancia, que presenta una metodología de enseñanza diferente y flexible en el plano espacio-temporal. La aparición de esta nueva metodología de enseñanza generó  una luz de esperanza, para detener la entropía que sufre el sistema educativo y su proyección a futuro. El sistema educativo forma parte de un sistema abierto, que presenta un desgaste aún mayor debido a su continua interacción con el medio, y exige una actualización continua para no perder su propiedad más importante: el control.

En la actualidad, la educación presenta ofertas presenciales, semipresenciales y virtuales, que le permiten al alumno poder escoger según sus necesidades y/o preferencias. De esta manera, se ha logrado avanzar y aprovechar algunas de las ventajas que proporciona la educación a distancia. Pese a esto, la educación presencial sigue presentando falencias, reflejándose en la falta de motivación e interés de los alumnos por las clases estáticas, que utilizan metodologías que pierden su fuerza día a día.    

Nos encontramos en un punto de inflexión donde el cambio de paradigma es una realidad, si bien todo cambio genera cierto temor, hay que lograr la flexibilidad y adaptabilidad necesaria para restaurar el control del sistema. Asimismo, aprovechar la luz que generó la aparición de la educación a distancia, no solamente para una educación 100% virtual o una semipresencialidad, sino además para su apoyo en clases presenciales, que permitan darle el dinamismo necesario para despertar el interés de los alumnos y potenciar las habilidades personales.

La educación como sistema y sus propiedades

Cuando hablamos de educación, nos estamos refiriendo a un sistema, el cual es un conjunto de elementos que interactúan entre sí para lograr un determinado objetivo. Para comprender aún más a la educación, partimos desde la teoría general de los sistemas, que nos permite analizar como se compone el mismo, y a su vez, identificarlo como un sistema hecho por el hombre, que tiene la finalidad de haber sido construido por los humanos, que se encargan tanto de organizarlo como de mantenerlo para su correcto funcionamiento.

Si nos situamos en las características de los sistemas, podemos observar que los sistemas son subsistemas de un sistema aún mayor, lo que implica que los sistemas tienen incluidos subsistemas, y asimismo, forman parte de un supersistema. Para profundizar aún más el concepto de subsistema, sistema y supersistema en la educación, vamos a ejemplificarlo de la siguiente manera: Un subsistema podría ser la Institución “X”, que va a pertenecer a un sistema mayor como el Sistema Educativo, y el mismo forma parte de un sistema aún mayor como el Sistema Social.

Figura 1: Subsistema, sistema y supersistema. Ejemplo

En el momento que uno analiza la complejidad de cada sistema, nos lleva a otros conceptos vinculados a la teoría de sistemas: la factorización y la modularidad. Imaginemos un sistema complejo como lo es el Sistema Educativo, que deba encargarse por ejemplo de las asistencias, calificaciones y sanciones de cada alumno de todas las instituciones que abarca; el sistema sería tan complejo que desbordaría de labores y generaría inestabilidad, llevando a la pérdida de la propiedad más importante de un sistema: el control. Ante esta situación, la factorización junto a la modularidad surgen como solución al problema planteado, dividiendo al sistema en partes que sean independientes en el funcionamiento, pero sin dejar de estar vinculadas. Es por ello que el Sistema Educativo trabaja con subsistemas como las Instituciones, que si bien son independientes en base al funcionamiento, siguen respondiendo al sistema mayor; sin embargo, el sistema mayor ya no se encuentra tan sobrecargado.

 

La educación como sistema abierto y su desgaste

En la teoría general de sistemas se destacan dos tipos de sistemas: cerrados y abiertos. Los sistemas cerrados son aquellos que no tienen una interacción con el medio, mientras que los abiertos como es el caso del Sistema Educativo, poseen una interacción con el medio, lo cual implica que si bien el sistema no debe perder su control interno, la influencia externa juega un rol fundamental en la estabilidad del mismo. El Sistema Educativo posee mucha interacción con el medio, teniendo por un lado los factores externos que influyen en él, y por el otro, una capa exterior fuertemente vinculada al sistema, que cumple el rol de la membrana en una célula, siendo el nexo entre el interior y el exterior.

El principal inconveniente que posee un sistema abierto es la entropía, la cual es progresiva y forma parte del desgaste que sufre un sistema, que conlleva al caos y a la pérdida de control.  Para lograr la estabilidad del sistema, se trabaja sobre dos puntos: a. la homeóstasis, que es la adaptación y la respuesta al contexto, b. la permeabilidad, que está dada por la interacción con el medio. A través de estos conceptos, se busca que un sistema (en este caso estamos trabajando sobre el Sistema Educativo) sea capaz de: adaptarse a los cambios que surjan y mostrar la flexibilidad correspondiente, mantener la estabilidad interior, ser robusto ante situaciones no previstas, y amigable tanto internamente como externamente. De esta manera, se logra que el sistema no pierda el control, funcionando adecuadamente y cumpliendo lo que el Sistema Social necesita de él.

El grado de cohesión de los eslabones que componen la educación presencial

Actualmente, la educación presencial presenta una debilidad muy marcada en la unión de sus elementos, y es por ello, que el triángulo docente-alumno-contenidos se ve  afectado notoriamente.  Debido a esta circunstancia, el nivel de entropía de la educación presencial se encuentra muy elevado, y por consiguiente, se debe trabajar para fortalecer nuevamente el vínculo, antes de que sufra un desgaste sin punto de retorno.

La educación presencial actual requiere de clases más dinámicas, que motiven al alumno en la adquisición del objeto de conocimiento, fomentando: participación activa, investigación y  reflexión. Es por ello, que surgen las Tecnologías de Información y Comunicación (TICs), que presentan numerosas ventajas para complementar las clases tanto presenciales como virtuales; por ende, la educación encuentra en la tecnología un aliado, que bien utilizado, puede brindar resultados positivos. Este aliado, puede realizar un aporte aún mayor, que posiblemente le otorgue a la educación lo que hoy por hoy necesita.

El surgimiento de las TICs

Las Tecnologías de Información y Comunicación (TICs) tienen como finalidad el aprovechamiento de la tecnología en el plano de la educación, aportando en el dinamismo de las clases y la utilización de nuevas técnicas que favorezcan el proceso de enseñanza-aprendizaje, tanto en la educación presencial como virtual. Las TICs han adquirido un rol protagónico en el nuevo paradigma de educación, aportando diferentes herramientas que generen la dinámica necesaria para lograr optimizar el triángulo docente-alumnos-contenidos. Las herramientas como recursos aportan en cada una las partes que componen la planificación, entre ellas se destacan: La presentación de los contenidos y su flexibilización, el armado de diferentes actividades dinámicas capaces de motivar al alumno para su realización, múltiples opciones en los métodos y técnicas a emplear para que el proceso de enseñanza-aprendizaje sea exitoso, evaluación de producto y proceso a través de una gran cantidad de herramientas capaces de ser adaptadas según la necesidad del docente.

Las TICs se convirtieron en un elemento fundamental de la educación para afrontar al nuevo paradigma, que posee muchas diferencias con respecto al anterior. Además tienen la particularidad de simplificar el problema que genera la creación de clases dinámicas, ofreciendo una amplia gama de herramientas capaces de adaptarse a la necesidad del docente según los contenidos a abordar.

 

La educación mediada por tecnología

La educación virtual surge como una metodología de enseñanza no presencial, que permite ampliar las posibilidades de acceso por parte de los estudiantes, que por razones de tiempo y espacio no pueden realizar. Tal metodología trabaja mediante la articulación de: docentes como tutores en el seguimiento del proceso, material de aprendizaje con selección de contenidos y flexibilización, comunicación síncrona y asíncrona como eje fundamental para establecer el vínculo docente-alumno, y las TICs como herramientas capaces de aportar en cada uno de los puntos mencionados.

El proceso de enseñanza-aprendizaje se produce a través de una plataforma virtual, la cual es accedida por docentes y usuarios (cada uno en su respectivo rol). La plataforma presenta la flexibilidad de acceso en cualquier momento del día y desde cualquier lugar, logrando que los estudiantes que por razones espacio-temporales no puedan acceder a una educación presencial, lo puedan obtener a través de la plataforma.

Si bien la educación presencial como virtual poseen diferencias en sus respectivos paradigmas, surge la siguiente pregunta: ¿Son opuestas o complementarias? La pregunta ha llevado a comprender que no son opuestas, que pueden convivir entre ellas. Es por ello que surge la educación semipresencial, que permite unir ambos paradigmas para lograr optimizar el proceso de enseñanza-aprendizaje, tomando las fortalezas de cada una para satisfacer las necesidades de los estudiantes. Ante esta situación, el análisis puede seguir avanzando hacia otro terreno como lo es la educación presencial y generar una nueva pregunta: ¿Podrá la educación presencial recibir aportes de la educación a distancia sin perder su naturaleza?

 

Las TICs y el aula virtual como aportes en la educación presencial

Como mencionamos anteriormente existen ofertas presenciales, semipresenciales y virtuales, en dónde la semipresencialidad indica la convivencia de ambas. Ante tal situación, podemos notar que la educación presencial con aportes de la virtualidad, optimizan sin lugar a dudas el proceso de enseñanza-aprendizaje. Tal situación conlleva a la siguiente pregunta: Si se puede lograr la semipresencialidad con participación de ambas metodologías,  ¿Se puede lograr que la clase presencial utilice un aula virtual como enriquecimiento del proceso? La respuesta a esta pregunta se centra en el aprovechamiento de las múltiples herramientas que nos proporciona la plataforma, que sumadas a los aportes de las TICs, pueden ser el giro de timón necesario para que la educación recupere su fortaleza y siga cumpliendo de manera exitosa con su importante rol en la sociedad.

Por lo tanto, podemos observar que la relación presencial-virtual presenta muchas similitudes y pueden convivir sin ningún inconveniente.

 

El rol del docente y la transición en el nuevo paradigma

El rol docente durante muchos años se adaptó al modelo de clase tradicional, que presentaba clases magistrales estructuradas. En la postmodernidad, surgió la tecnología como recurso principal, lo que trajo como resultado un replanteo de los métodos y técnicas empleados en las clases presenciales. Ante esta situación que se generó en la nueva etapa, el docente sintió la falta de flexibilidad y la adaptación a los cambios, ya que se requería de nuevas metodologías a emplear, contando con herramientas que en principio eran desconocidas. A medida que fue transcurriendo el tiempo y las herramientas fueron analizadas, se encontraron aspectos positivos que les permitirán a los docentes desarrollar clases con una dinámica diferente.  

El rol del docente se encuentra en una transición por el nuevo paradigma. En el plano presencial, la aplicación de herramientas dinámicas en las clases, logra encender el interés y la motivación del alumno, que adopta un mayor protagonismo en la clase, no solamente por su participación activa, sino que a su vez, los cambios en las actividades motivan al alumno a explotar sus capacidades. Asimismo, la evaluación de proceso toma un rol fundamental en el seguimiento del aprendizaje, analizando por un lado la obtención de los conocimientos por parte de los alumnos y por el otro la reflexión del proceso de enseñanza por parte del docente.

Al surgir la educación a distancia, el docente adquiere un rol de guía y no solamente debe trabajar en los aspectos antes mencionados, sino que a su vez, debe utilizar adecuadamente las herramientas tecnológicas, que le permitan optimizar el vínculo entre el docente, el alumno y los contenidos. Para tal fin, la comunicación que presenta como ventaja la educación presencial, debe ser reemplazada por herramientas que reduzcan la ausencia espacio-temporal de los alumnos. Es por ello, que surgen las herramientas síncronas y asíncronas, que son capaces de lograr una comunicación virtual, completamente necesaria entre el  docente y el alumno.

Situándonos nuevamente en la educación presencial y habiendo analizado en puntos anteriores los aportes que generan tanto las TICs como el aula virtual a este paradigma, el docente puede encontrar en la virtualidad lo necesario no solamente para generar clases más dinámicas, sino que a su vez, para reforzar contenidos y añadir actividades extras que favorezcan el proceso de enseñanza-aprendizaje. La utilización de la plataforma virtual le puede otorgar al docente la posibilidad de mejorar aún más el vínculo con el alumno logrado en la presencialidad.

 

El rol del alumno y sus necesidades educativas

En la actualidad, se observa que la educación no termina de despertar el interés del alumno, y por ende, se observa a un Sistema Educativo desgastado, que no encuentra los medios para adaptarse al nuevo paradigma, que posee alumnos denominados nativos digitales, los cuales nacieron con la tecnología y son amplios dominadores de la misma. Es por ello, que el modelo tradicional ha llegado al punto final de entropía que lo convierte en obsoleto. Esta situación se genera  debido a que los alumnos necesitan otro tipo de educación, que les permita explotar sus potencialidades a través de un mundo el cual contiene como herramienta fundamental a la tecnología. De esta manera, los docentes deben adaptar la metodología de enseñanza para lograr una motivación en el alumno, que es necesaria para que se produzca un proceso de enseñanza-aprendizaje satisfactorio.

La educación mediada por tecnología es la apuesta más alta que posee la educación para lograr que el vínculo docente-alumno vuelva a recuperar la firmeza, por lo tanto se debe trabajar en su adaptación para lograr tal fin. La correcta adaptación y la utilización de herramientas digitales como recurso educativo, despertará en los alumnos ese interés necesario para que el proceso de aprendizaje logre el objetivo.

El aula virtual puede utilizarse no solamente para la educación a distancia, sino que a su vez, puede presentar actividades dinámicas de una clase presencial, que permita mejorar la obtención del objeto de conocimiento, y asimismo, fortalecer el seguimiento del proceso. El nativo digital es atraído por la tecnología, ya que nació con ella, y por ende, la plataforma va a generar esa curiosidad necesaria para potenciar las capacidades de cada uno de los alumnos, mientras que la labor como docente este centrada en el nuevo paradigma con clases dinámicas y una metodología que rompa lo estructurado; de lo contrario, producirá el desencanto.

 

Conclusiones

El sistema educativo ha sufrido un gran impacto con el cambio de paradigma y no ha podido aún recuperarse; sin embargo, la aparición de la educación mediada por tecnología puede ser la llave necesaria para lograr recuperar un sistema desgastado, que no se ha podido adaptar a los cambios que surgieron en este último tiempo.

La educación virtual presenta muchas ventajas, lo que implica no solamente su aprovechamiento para una educación 100% virtual o semipresencial, sino que también la utilización parcial en el plano presencial, que trae como resultado el enriquecimiento del proceso de enseñanza-aprendizaje. La correcta utilización de una plataforma virtual es capaz de motivar y potenciar la capacidad de los alumnos, debido a que la plataforma es tecnología, y todo lo tecnológico atrae la atención a los nativos digitales.

El rol docente se pone a prueba en cuanto a la flexibilidad y la actualización continua, que les permita desenvolverse con metodologías y herramientas actuales, consiguiendo un dinamismo necesario en las clases para la evolución de la educación.

Prof. Lic. Jonathan Kernbeis

jonakernbeis@gmail.com

Universidad Argentina John F. Kennedy

Puede descargar el artículo en pdf aquí:

LaEduc.Mediada.por.Tecnologias.Kernbeis

Visitas: 1287

Etiquetas: educacion, elearning, kernbeis, virtual

Comentario

¡Tienes que ser miembro de EduTIC para agregar comentarios!

Participar en EduTIC

Comentario de Jonathan Kernbeis el enero 10, 2015 a las 10:43am

Buenos días Percy, en base a tu pregunta cuando el artículo apunta a tecnología se refiere a la plataforma virtual (educativa) con sus respectivas herramientas. La plataforma virtual es el nexo entre el docente y el alumno para producir el proceso de enseñanza-aprendizaje en la modalidad a distancia. La misma presenta usuarios con diferentes roles (docentes, alumnos, administradores) y brinda todos los recursos necesarios para facilitarle al docente la planificación de cada una de las clases.

La idea del artículo apunta a que la plataforma no solamente se puede utilizar en entornos 100% virtuales o semipresenciales, sino que a su vez, como la educación presencial se encuentra bastante desgastada, producto de un nuevo paradigma que aún no se le ha encontrado la vuelta, utilizar la misma como soporte para la educación presencial. La plataforma presenta herramientas para subir contenidos y su flexibilización a través de las TICs, actividades, foros y salas de chat, entre otros. Una opción viable es trabajar determinados contenidos en clase y a partir de allí, utilizar la plataforma para actividades dinámicas ya sean individuales o grupales. De esta manera, motivaría a los alumnos al desarrollo de las mismas, que tienen como objetivo enriquecer los conocimientos y reforzar los conceptos dados en clase. 

Hoy por hoy el gran inconveniente se centra en la desmotivación, por ende, hay que trabajar en ese punto para lograr el interés necesario en el alumno para que explote sus capacidades.

Muchas gracias

Jonathan

Comentario de PERCY HUMBERTO MARTINEZ ZACONETA el enero 8, 2015 a las 6:21pm

muy interesante, pero  me gustaría saber más específicamente, ¿como utilizar esa plataforma o la tecnología en el proceso enseñanza aprendizaje, ¿de que plataforma hablamos de qué tecnología hablamos?, ............. cómo adaptar esos recursos al proceso,

© 2019   Creado por Congreso TIC - Natalia Gil.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio