Cuando yo era chica, e iba a la secundaria me acuerdo que mis papás compraban el diario y junto con él los fascículos coleccionables de la Historia Universal. Con esos tomos logramos armar todo el libro completo (con tapas duras incluidas) y he realizado los trabajos prácticos de toda mi escuela secundaria. Todavía lo tengo pero ya no acudo a él al momento de escribir sobre algún proceso histórico o para contextualizar alguna temática referida a educación. Hoy miro wikipedia, ingreso a diferentes buscadores, entro a yahoo respuestas, me fijo en las principales páginas de redes sociales, blogs, foros, newsletters, boletines digitales, etc. Se podría resumir todo en la frase "Todo, pero todo, está en Internet”.

 

Las nuevas tecnologías han revolucionado la forma en que escribimos, en la que hablamos (como la palabra googlear, navegar, chatear), en la cual nos comunicamos unos con otros. Muchas son las personas que adhieren a que los jóvenes tienen que volver a leer los libros, a ir a una biblioteca, a escribir como “se debe”; y culpan a la Web de procrear una generación libre de “que” para reemplazarlas por “K”. ¿Es posible pensar que las TICs no vienen a reemplazar a los libros, sino que se complementan con ellos? ¿Aprender mediante la Web es peor o menos eficaz que con un profesor en clase?

 

Nicholas Burbules[1], especialista en educación y TIC, cree que: “Los problemas no se solucionan con prohibir las TIC, simulando que no existen. Las nuevas tecnologías son herramientas demasiado valiosas como para dejarlas fuera del aula

Este autor considera que si bien la incorporación de tecnología es espacios de educación es dilemático (con sus beneficios y perjuicios), (…) el desafío de los educadores es tratar de tomar esos aspectos beneficiosos e incorporarlos a sus propuestas y, por otro, hacer lo imposible por minimizar los peligros, comprendiendo que es inevitable que ambos aspectos aparezcan juntos”[2]

 

Hace poco vi una película italiana: “Rojo como el cielo”, que de paso se las recomiendo, en donde un chico de 10 años, Mirco,  que queda ciego a causa de un accidente doméstico y desde la institución escolar lo obligan a ir a una escuela especial para ciegos (ya que en la época de los setenta, no se permitía que los niños con discapacidades asistiesen a las escuelas públicas). Allí lo obligan a aprender solamente aquellos oficios en los cuales los ciegos podrían ser capaces de trabajar después (telares por ejemplo). Mirco se resiste a ello logrando “sobrevivir” con una vieja grabadora de cinta que le permite grabar y empalmar sonidos de la naturaleza para hacer cuentos de aventuras junto con sus compañeros de clase, siendo reprendido en varias oportunidades por el Director de Escuela que se negaba a que esto pasase. Mirco, es ayudado por un profesor que empieza a ver su capacidad no sólo para grabar los sonidos, sino también para recrear la imaginación y el juego constante, (justamente algo que de grande se pierde de a poco). El profesor finalmente crea un espacio grupal de clase en donde la música, los cuentos, el juego y la imaginación cobran vida y se apoderan del espacio escolar.      

 

Esta película refleja que la tecnología no es solamente Internet, es todo aquello que usamos como medio para aprender (pizarrón, radio, tv, películas, teatro, cuentos, narraciones, etc.).

 

Frente a este panorama: propongo una tregua. Mi propuesta es recrear espacios en donde la Internet no reemplace, sino complemente al libro, al cuento, a la música, al juego. Buscar encuentros en donde la didáctica pueda estar basada en el uso de tecnología con sentido y que tenga la intensión de enseñar algo a alguien desde otro lugar, con otras formas y colores, con puentes que unan autores, directores, actores, críticos, pintores, músicos, con páginas de Internet y las enciclopedias que heredamos de nuestros abuelos.   

 

Ojala esa aula llena de imaginación y de cuentos mágicos, sea algún lugar en el ciberespacio donde convivan páginas escritas y otras tantas por navegar.  



[1] Es Dr. en Filosofía de la Educación y profesor en el Departamento de Estudios sobre Política Educacional de la Universidad de Illinois; se especializa en educación y TIC y publicó numerosos trabajos que son de referencia en el área, principalmente su libro (en coautoría con Callister) Educación: riesgos y promesas de las nuevas tecnologías de la información (Buenos Aires, Granica, 2001).

 

Visitas: 199

Comentario

¡Tienes que ser miembro de EduTIC para agregar comentarios!

Participar en EduTIC

Comentario de Natalia Yael Jasin de Konigsberg el abril 29, 2011 a las 4:21pm

Hola José Luis, gracias por escribirme! Es un equilibrio que nos hace falta trabajar e implementar. Muchas veces se pierde lo interesante que tienen los relatos, las narraciones, los cuentos, las historias, las novelas para trabajar temas relevantes. Creo que la tecnología debería ayudarnos a mejorar esos relatos, a conectarnos con los narradores tal vez, y desde ahí crear puentes más ricos y potentes. Saludos desde Argentina (Bs.As.)

 

Comentario de José Luis Badgeley Guerrero el abril 29, 2011 a las 1:18pm
Excelente propuesta ! Hola Natalia. Me agrada tu propuesta y me considero fiel seguidor de esta idea. Además de psicólogo me dedico también a la docencia en universidad. Es la primera vez que oigo que alguien propone esta complementariedad, ya que la mayoría se van por el lado de "lo moderno, la tecnología, lo actual" y otros por "lo clásico, irremplazable" de los libros. En adelante trataré de encontrar el equilibrio de usar las TIC's y los libros en mi desempeño con mis jóvenes. Gracias. Recibe un afectuoso saludo y abrazo desde México (Guanajuato).

INSCRIPCIONES

La participación en la instancia virtual es gratuita.

REGÍSTRESE

Si ya participó en congresos anteriores no necesita registrarse nuevamente.

Lea las normas de publicación en:

¿Cómo participo?  

        ************************ 

¿QUIERE AUSPICIAR ESTE CONGRESO?

Informes: 

congresoedutic@gmail.com

****************************

CONTACTENOS EN:

 

© 2022   Creado por Congreso TIC - Natalia Gil.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio