Cerebros de Silicon Valley envían a sus hijos a un colegio sin computadoras

(Comparto esta interesante nota que leí en la Lista de La Sociedad Peruana de Computación)

No hay televisores ni PC, sólo tiza y pizarrón, los niños aprenden a tejer, coser y hornear pan. Un establecimiento privado en el que recién se enseña informática a los 13 años

La Waldorf School de Peninsula, en California, es una de las escuelas privadas que eligen los hiperconectados empleados de Google, Apple y otras empresas de punta de la computación para que sus hijos se eduquen alejados de todo tipo de pantalla, según un informe del diario Le Monde sobre una nueva tendencia tech: la desconexión. 

 
Tres cuartos de los alumnos inscriptos en la Waldorf son vástagos de personas que trabajan en el área de las nuevas tecnologías. "La gente se pregunta por qué profesionales de la Silicon Valley, entre ellos algunos de Google, que parecen deberle mucho a la industria informática, envían a sus hijos a una escuela que no usa computadoras", comentó Lisa Babinet, profesora de matemáticas y cofundadora de la escuela primaria, en la conferencia anual Google Big Tent.
 
El periódico francés recoge el testimonio de uno de estos padres: Pierre Laurent, que eligió esta escuela porque cuestiona la tendencia actual a equipar en informática a las clases desde una edad cada vez más temprana. "La computadora no es más que una herramienta. El que sólo tiene un martillo piensa que todos los problemas son clavos", dice. "Para aprender a escribir, es importante poder efectuar grandes gestos. Las matemáticas pasan por la visualización del espacio. La pantalla perturba el aprendizaje. Disminuye las experiencias físicas y emocionales".
 
En la Waldorf esa limitación no existe: se aprende a sumar y a restar dibujando o saltando a la cuerda. Consultado acerca de si no le preocupa que sus hijos estén en desventaja por este retraso en el uso de la PC, Laurent responde: "No sabemos cómo será el mundo dentro de 15 años, las herramientas habrán tenido tiempo de cambiar muchas veces. Por haber trabajado 12 años en Microsoft, sé hasta qué punto los softwares son preparados para ser del más fácil acceso posible". También recuerda que todos los alumnos de la Waldorf tienen computadora en sus casas. La cuestión se reduce entonces a decidir cuándo levantar las limitaciones a su uso.
 
Richard Stallman, el gurú del software libre, trabaja desconectado: "La mayor parte del tiempo no tengo Internet. Una o dos veces por día, a veces tres, me conecto para enviar y recibir mis correos. Releo todo antes de enviar".
 
Así como por un lado muchas personas sufren de nomofobia, es decir el miedo a no estar conectado (teléfono, Internet, etc.), otros ya empiezan a dar la vuelta y a recuperar el placer de la desconexión. Fred Stutzman, investigador de la Carnegie Mellon University, desarrolló incluso un programa llamado Freedom que bloquea el acceso a Internet durante 8 horas seguidas, obligando a reiniciar la computadora para reactivar el servicio. Deseoso de poder escribir sin distracciones, también diseñó Anti-social, un software que permite el acceso a Internet pero sin diversiones tales como Facebook y Twitter. "Las computadoras se han convertido en máquinas de distracción. Hay que equiparse hoy de funcionalidades que las devuelvan a su rol de máquina de escribir", dice. "Es una forma de comprar tiempo".
 
Sherry Turkle, del Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT, por sus siglas en inglés), autora del libro Alone Together(Solos juntos), dice que mirar sus mails o SMS frente a otros puede ser tan contagioso como un bostezo: "La gente pasa 90% de su tiempo de trabajo con los mails, y en su casa envían SMS estando a la mesa".
 
El informe de Le Monde pronostica que cada vez habrá más gente pidiendo asistencia para desonectarse. No es un fenómeno de masas, sino más bien una tendencia minoritaria que involucra más bien a los sectores más acomodados. "Algunos tienen el poder para desconectarse y otros, el deber de permanecer conectados", dice el sociólogo Francis Jauréguiberry, que investiga el tema. Los "pobres" de la tecnología son los que no pueden eludir la responsabilidad de responder de inmediato un correo electrónico o un mensaje de texto. Los nuevos ricos, por el contrario, son aquellos que tienen la posibilidad de filtrar e instaurar distancia respecto a esta interpelación. Lo mismo, dice Jauréguiberry, pasó con la televisión: el sobreconsumo es cosa de las clases populares.
 
¿Desconectarse es un lujo?

Visitas: 1310

Comentario

¡Tienes que ser miembro de EduTIC para agregar comentarios!

Participar en EduTIC

Comentario de Ana Laura Flores Perrusquia el junio 7, 2012 a las 4:02pm

Soy docente del área administrativa y siempre les he dicho a mis estudiantes que la computadora es solo una herramienta más: si ellos saben desarrollar las actividades, con la computadora lo harán más rápido, si no saben, los errores también se realizarán más rápido…

O sea que no andaba tan mal… También les comento que suelo evitar el prender mi computadora en casa ya que sé que puede hacerse vicio el estar conectado a internet y además se tiene la tendencia de que aunque sea tiempo dedicado a aspectos personales, no olvidamos ver qué con el trabajo.

Coincido en que la tecnología no es buena ni mala, es decir, no tiene ética, es el uso que hacemos de ella lo que nos sitúa o no como ética y políticamente neutrales.

Debemos aprender y enseñar a valorar los usos de la tecnología para así poder participar responsablemente de ese mismo uso.

Comentario de Rosmira Josefina Sánchez Cotty el mayo 30, 2012 a las 3:22pm

Coincido con varias de las afirmaciones que aquí se presentan. Ayer justamente acaban de restaurar mi conexión a Internet, duré unos 6 días sin poder revisar siquiera mi correo, sumado a esto se me descargó el celular. En un principio sentí preocupación, pues soy docente de tecnología y trabajo con la modalidad b-learning; pero a medida que fueron pasando los días sentí que tenía mucho más tiempo para compartir con mis familiares, mi esposo, amigos y seres queridos, con la excusa de no estar conectada, una actividad a la que hay que dedicarle tiempo. Seguramente aquí saldrá ganando el que sepa que el tiempo de calidad es el que no se invierte precisamente a través del uso de tecnología. Hace unos meses escribí en el muro de mi Facebook "Unidos en la virtualidad y en separados la realidad". Lo importante es buscar un equilibrio y hacer lo que más convenga. 

Comentario de Sandra Elizabeth Ramirez Albano el mayo 28, 2012 a las 9:46am

Es interesante la nota pero creo que siempre lo excesivo es peligroso, lo importante es buscar siempre el término medio en lo posible. O sea colocar límites. Saber hasta cuando uno puede estar conectado y cuando no. Eso es lo que debemos enseñar a nuestros alumnos la capacidad de poder discernir entre lo bueno y lo malo, entre lo útil y lo inútil de usar la herramienta informatica.

Comentario de María Inés Kerz el mayo 27, 2012 a las 12:39pm

No pienso que desconectarse sea un lujo. Hay que revolarizarse el tiempo para compartir con el otro sin que exista una computadora de por medio, es tener calidad de vìnculos y no cantidad de los mismos 

Comentario de Roxana T. Elizabeth B. Cantarely el mayo 22, 2012 a las 2:57pm

Me ha gustado mucho la nota, sobre todo porque plantea el criterio y la decisión que debe de poseer uno  para desconectarse o para conectarse. Queda claro que el problema no es la tecnología, el problema es la pérdida de criterio, el fanatismo, la masificación. Gracias.

Comentario de MARY LACHE el mayo 22, 2012 a las 2:34pm

Gracias por el artículo. Me parece excelente que se luche contra el consumismo. No podemos ser objetos de los desarrollos tecnológicos, que si bien son necesarios hoy día, deben utilizarse con moderación. La interacción personal no puede dejarse de lado, ni tampoco los aprendizajes más simples de la existencia. 

Comentario de Daniel Umpiérrez Albornoz el mayo 22, 2012 a las 11:31am

Muy buen artículo. El ejemplo de la tv (y yo diría la tv cable ultimamente) va de la mano con esta mirada.  Herramientas de comunicación, información que sobredimensionadas resultan perjudiciales. El uso adecuado (el límite es subjetivo) permite aprovechar al máximo estas herramientas. No todo gira entorno al mundo virtual evidentemente. Hay un mundo real que hay que vivir en lo cotidiano, pero estar conectado permite estar al tanto de información valiosa que de otra forma no accedemos.  Por otra parte, como herramienta para otras actividades (medio, no fin) como la eduación, es muy valorable. saludos desde Uruguay

Comentario de Ana Belén el mayo 22, 2012 a las 7:11am

Nada es categóricamente bueno o malo, todo depende del uso que le demos y es ahí donde entra en juego la educación... de los padres!!!

Comentario de Fabiana Andrea Hak el mayo 22, 2012 a las 2:33am

Muy interesante !!! Creo que como toda herramienta, la sabiduría y la habilidad es de quien la usa, cómo, cuándo, dónde, con quién, para qué  y por qué !!! Como toda herramienta, para quienes gustan de clasificar personas como si fueran cosas, para quienes dividen el mundo en clases sociales, para aquellos que buscan distinguir privilegios sociales de costumbres populares, sirve como medio de discriminación !!! 

Otra vez, una herramienta que podría servir para unir a las personas, para descubrir que todos somos parte de un TODO, que venimos de la misma FUENTE DIVINA, que tenemos la misma ESENCIA, se utiliza para mal, gracias a Dios tenemos libertad de elección y podemos usar todo a favor del bien común !!! 

Comentario de Laura Patricia Gómez Rodríguez el mayo 21, 2012 a las 11:12pm

Creo que desconectarse es difícil debido a que ya forma parte de una necesidad, como medio de comunicación,  de investigación, de entretenimiento, de aprendizaje, etc., que si  no se usa en las escuelas, se usa en los hogares u otros lugares en el cual se paga el servicio  y que debe de utilizarse con equilibrio y esto va para todos los usuarios de todas las edades.

© 2020   Creado por Congreso TIC - Natalia Gil.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio